Ciudades “feministas”: ¿Puede el diseño urbano tener en cuenta a las mujeres y las minorías?
DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Ciudades “feministas”: ¿Puede el diseño urbano tener en cuenta a las mujeres y las minorías?

Fuente : www.bancomundial.org
Baños públicos clausurados o inexistentes, parques sin luz, calles en mal estado y transporte público peligroso. Las mujeres, las niñas y las minorías de América Latina y el Caribe viven en ciudades hechas por y para hombres.

La mayoría de las ciudades en América Latina y el Caribe – y en el mundo - han sido planificadas y diseñadas por y para hombres.

Las urbes, el hogar de más del 80% de la población de la región, son más adecuadas para los hombres heterosexuales, cisgénero y sin ninguna discapacidad y no tienen en cuenta ni la vida ni las necesidades de las mujeres, las niñas, las minorías sexuales y de género, y las personas con discapacidades dice el recientemente lanzado “Manual para la planificación y el diseño urbano con perspectiva de género”, del Banco Mundial.

La desigualdad urbana se nota y mucho. En los parques sin luz, en la falta de baños públicos para mujeres y población LGBT, en las calles en mal estado – difíciles de transitar con, por ejemplo, un cochecito de bebé - y en las largas estadías en una parada de transporte público:

“En espacios públicos y en la calle, la ciudad es muy peligrosa. Hay pandillas, robos, asaltos; puedes ser secuestrada, perseguida, acosada sexualmente, y violada. Caminar por las calles es peligroso, especialmente en áreas desoladas y de noche” describe una joven en Lima, Perú.

 “Suelo llegar tarde a mi trabajo porque antes dejo a mi hijo en la guardería y las calles están en muy mal estado. Tanto que la última vez se me rompieron las ruedas delanteras del cochecito y tuve que cargar a mi hijo, mi cartera, la computadora, el bolso de mi hijo, el cochecito roto varias cuadras. Me robaron y no tuve otra que seguir”, explica una mujer en Buenos Aires.

Por y para hombres

“¿Me avisas cuando llegues a casa?” Es lo último que le preguntamos a una amiga luego de despedirla. Es que toda mujer latina sabe que está en riesgo de sufrir un robo amparado por las calles oscuras y sinuosas, o que puede ser acosada o abusada en una estación mal iluminada de transporte público.

 

"El espacio urbano determina como organizamos nuestra vida y nuestra comunidad, en definitiva, nuestra sociedad. Desde ese punto de vista refleja y reproduce los estereotipos de género con los que hemos crecido y convivimos. "
Horacio Terraza
Experto en desarrollo urbano y ciudades del Banco Mundial
 
 

“El espacio urbano determina como organizamos nuestra vida y nuestra comunidad, en definitiva, nuestra sociedad. Desde ese punto de vista refleja y reproduce los estereotipos de género con los que hemos crecido y convivimos. Lo que es más importante, construimos ciudades pensando en un uso ´masculino neutro´ y en presupuestos sobre cuál es el rol de la mujer en el espacio privado de la vivienda versus el espacio público”, afirma Horacio Terraza, experto en desarrollo urbano y ciudades del banco Mundial, y uno de los autores del manual.

“Por estas razones, se vuelve determinante incluir también la perspectiva de las mujeres y las minorías de género en el diseño de nuestras ciudades y nuestras comunidades y pueden de esta manera tener el mismo acceso a los beneficios de la ciudad”, agrega.

Lo cierto es que, a nivel mundial, tan solo 10% de los puestos directivos en estudios de arquitectura y diseño urbano son ocupados por mujeres, señala el manual, por lo que poco del diseño urbano con el que fueron concebidos los espacios públicos tiene en cuenta la diaria de las mujeres y las minorías.

Y además de la baja representación en la planificación, las mujeres, las niñas, y las minorías sexuales y de género son pocas veces convocadas para participar en procesos de planificación y diseño comunitario.

¿Pero por qué importa el diseño urbano para cerrar las brechas de género? De acuerdo con el manual, “la planificación y el diseño urbano literalmente dan forma al entorno que nos rodea, y ese entorno, a su vez, da forma a cómo vivimos, trabajamos, jugamos, nos movemos y descansamos”.

En este sentido, Terraza comenta un caso exitoso en América Latina: La Favorita, un barrio en la ciudad argentina de Mendoza.

“Allí las miembros de la comunidad participaron en el diseño de un espacio público, la plaza Aliar, con soluciones concretas como seguridad, acceso, movilidad, uso, etc. Las participantes del taller rediseñaron repensando usos de espacios claves como un centro municipal que provee servicios de salud, educación, centro cultural, clases de danza, etc., y el desarrollo de nuevos espacios y equipamientos como: un espacio de juegos para niños elevado fácilmente visible desde toda la plaza, una cancha de hockey, paradas de colectivo, un anfiteatro y una biblioteca. Cada uno de estos nuevos espacios y equipamientos reflejan necesidades claras de inclusión de género”, explica.

Tener en cuenta a toda la ciudadanía

En el pasado, las ciudades han sido concebidas para reflejar los roles tradicionales y la división del trabajo por género, especialmente a través de la zonificación moderna. Sin embargo, este manual, aunque diseñado para los hacedores de política pública y quienes trabajen en diseño urbano, presenta enfoques prácticos, actividades y directrices que muestran maneras de implementar un proceso de diseño participativo e inclusivo en que se analizan las experiencias y los usos de la ciudad desde la perspectiva de toda la ciudadanía: mujeres, hombres, minorías sexuales y de género y otras minorías.

También proporciona directrices de diseño claras y específicas —apropiadas y adaptables a todas las regiones—, para una serie de ámbitos de planificación, entre ellos la vivienda, el transporte público y la infraestructura de movilidad, otros servicios de infraestructura y los planes maestros de las ciudades.

“Tendemos a pensar que conocemos las necesidades de los diferentes grupos sociales incluyendo las minorías, pero generalmente no es así, trabajamos sobre presupuestos. Subestimamos muchas veces el conocimiento que el usuario del espacio posee. Necesitamos no solo escuchar a la comunidad, necesitamos incorporarlas al diseño si queremos ciudades inclusivas”, concluye Terraza.

Qué te produce esta nota?
  • Me gusta
    %
    0 votos
  • No me gusta
    %
    0 votos
  • Me es indiferente
    %
    0 votos
Aún no expresó su opinión?
Comente las noticias, intercambie opiniones con otros lectores y lectoras, enriquezca el debate.
Sobre los comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario con calumnias, injurias u otros delitos sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Esta noticia aún no tiene comentarios

Dejar un comentario

Twitter
Facebook
Galeria de videos